La felicidad mientras trabajo es una ventaja competitiva

Alguna vez han sentido que otros la pasan mejor, que otros tienen más cosas, que otros viven como nosotros quisiéramos vivir. ¿Por qué no estar feliz por otros?

Cuando entro a mi sesión virtual, o cuando estoy en la presencialidad, y siento envidia por la promoción de mi compañero, por la familia de mi jefe, por los autos y móviles de mi equipo de trabajo, la facilidad de expresión de mi amigo, los outfits de mi amiga, los resultados visibles de mis colegas; eso te distrae de la felicidad y el bienestar interior; y si además critico porque tengo sentimientos invasivos como la envidia y la comparación, no solo soy una persona negativa, sino que estoy dejando que esos sentimientos me consuman y me hagan daño. Eso disminuye la vibración de energía y crea un bloqueo que aleja a los “demonios” internos que te están quitando tu tranquilidad.

Entonces, tu cerebro te hace una jugada bien rarita, te impulsa a tener comportamientos hostiles, a sufrir realmente por la vida del otro y a su vez te pone en la posición de víctima y te deja en la soledad. Es eso lo que queremos para nosotros? Acaso no merecemos vivir nuestras alegrías sin desear las ajenas. A veces es complicado, a veces algunos entramos en ese ciclo de que hacemos y hacemos pero no llega lo que deseamos; pero qué tal que lo que llegue es lo que necesitamos? No sé, puede ser. A veces hacemos todo lo físicamente posible, y nuestra mente dónde está? La estamos dejando volar no precisamente para cosas positivas, estamos dejando que ella se apropie de nuestra esencia, estamos dejando que absorba nuestra empatía, la posibilidad de trabajar por el éxito de otros.

Reírte de la vida, dejar los dramas, entender que fuiste a desarrollar tu oficio o profesión y a sentirte satisfecho por ello, que no necesitas aplausos externos, que debes sanar tu propia historia para poder tener una mirada nueva de ti mismo, tu espacio, tu ritmo, tus logros y finalmente de tu misión de vida.

Cuando seas auténticamente y genuinamente feliz en tu ambiente laboral tendrás la ventaja sobre el estrés, sobre los contratiempos y sobre tu imagen y los reconocimientos no harán falta y las comparaciones menos.

Tip: Compremos un chip imaginario y empecemos a darle giro a esos sentimientos. Pongámonos en los zapatos del otros (o es que ese frase vale solo cuando queremos entender el sufrimiento de otros), vivamos esos éxitos como propios, admiremos todo el esfuerzo, porque de alguna manera nosotros también estamos trabajando día a día para lograr cumplir nuestros objetivos personales, familiares, espirituales, profesionales.

Candice Ibáñez Cely

Psicóloga y Master Coach Certificada

Visita nuestra web, seguro encontrarás algo para ti

https://www.endorfinate.com.co

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *